Martes, 22 de abril de 2008

 
Por Mario Escobar, escritor e historiador.

Es difícil determinar los beneficios de escritores, editores, librerías y distribuidoras. Estos pueden variar de país a país, pero me gustaría que tuviéramos una idea aproximada de cómo funciona en nuestro país el mercado del libro.

 

En España, aunque esto puede extenderse a otros países, un pequeño grupo de hombres y mujeres, los “jefes de compra” de las grandes cadenas e hipermercados, pueden influir en el lanzamiento de un libro. Aunque el éxito de ventas de libros sigue en manos de los compradores, por mucho que editores, distribuidores o vendedores se empeñen, pero el circuito, la promoción, la colocación de los libros influye en su venta y lanzamiento.

 

La figura del “jefe de compras” de las grandes cadenas e hipermercados cobra un valor creciente, pues sus criterios determinan en gran medida qué títulos encuentra el comprador y de qué modo. Aunque la venta del libro es un negocio, todos quieren ganar dinero, la personalidad y gustos estéticos de los “jefes de compra” se puede ver en las diferentes cadenas. El caso más evidente es el de la Fnac, que tiene su propia revista cultural de tendencias, pero no es el único. El Corte Inglés tiene también un perfil de cliente, que suele coincidir con los siguientes rasgos: conservador, gran poder adquisitivo, religioso y un gran público femenino. Hay cadenas como Casa del Libro o los Hipermercados que no tienen líneas tan claras, pero que buscan llegar a algún tipo de público concreto.  

Uno de los elementos más innovadores de los últimos años es la formación de grupos mediáticos con editorial añadidita. Es el caso de La Esfera de los Libros y el Grupo El Mundo; Santillana y El País; Planeta y ADN, por poner sólo tres ejemplos destacados. Medios de comunicación que potencian a los escritores de sus grupos. Todo ello se traduce en la potenciación de ciertos títulos, sus libros y que muy pocos logran atravesar.

 

Ahora supongamos que usted desea leer el último gran 'best seller' que ha dado la industria editorial española, 'El juego del ángel', de Carlos Ruiz Zafón. En su librería habitual le saldrá por 24,50 euros, pero también en Carrefour, ¿Por qué? La razón es la ley 10/2007 de 22 de junio que establece un precio fijo para los libros. Pero el precio comienza a cambiar si lo compra a través de alguna librería virtual, hasta el punto, que puede conseguir el mismo libro en una edición idéntica por poco más de 19 euros, incluido el transporte hasta su casa, aunque el libro tenga que viajar en avión hasta su casa.  En muchas librerías de América y Europa el precio cambia de una tienda a otra. Son libreros que apuran sus márgenes de beneficios para conseguir mayores ventas.

Pero, ¿esto significa qué las librerías o las distribuidoras no están cobrando un precio abusivo en España? No, lo que sucede es que el precio con el que el editor vende a esas librerías extranjeras no es el mismo que el establecido para España. Los editores venden a las librerías españolas a un precio y a las extranjeras, a otro, siempre inferior.


Pongamos el ejemplo: para un libro cuyo precio de venta al público sea (sin contar el IVA) de 20 euros, el librero tiene un margen de 6 y el distribuidor de 4 euros. Lo que supone la mitad del precio del ejemplar. Pero algunas grandes editoriales suelen vender a otros países entre el 30% y el 35% del precio de venta, en vez del 50%. Por todo ello el librero tiene un amplio margen para rebajar el precio final y todavía obtener un beneficio razonable. ¿Cuándo veremos eso en España?
Artículo Anterior: ¿Quien controla el mundo editorial?
 


Tags: precio, libros, ventas, más vendidos

Comentarios
Publicado por Invitado
Jueves, 24 de abril de 2008 | 14:49
Muy interesante el art?culo... Y sirve para reflexionar sobre el precio de los libros... que es?tan innecesariamente caros Y m?s tras leer esto