Martes, 29 de abril de 2008



Una generación de escritores evangélicos arraiga en la sociedad española `cristianizando la cultura´

 

Por Samuel Crespo, periodista. 


No sólo César Vidal. También Mario Escobar, Isabel Pavón y Jaime Fernández Garrido han surgido con obras literarias que han alcanzado a la sociedad. Una generación de escritores evangélicos que con su trabajo están alcanzando un lugar propio en el mundillo de las publicaciones, y a través de él dando una imagen de los evangélicos ante nuestra sociedad.

Si unimos que Miguel de Cervantes murió un 22 de abril, pero fue enterrado el 23, con que William Shakespeare falleció un 3 de mayo, pero que según el calendario juliano era también un 23 de abril; añadimos que en Cataluña se regalan libros y rosas en honor a Sant Jordi ese mismo día; y sumamos otras defunciones de maestros de la literatura, como la de Josep Pla o la de Garcilaso de la Vega, esta vez sí, en sendos 23 de abril, obtenemos la ecuación perfecta para la celebración internacional del Día del Libro (y de los derechos de autor) durante esta jornada de primavera. Este año, en España, el gran triunfador ha sido el novelista catalán Carlos Ruiz Zafón, que con El juego del ángel ha conseguido un éxito ante el cual algunos de los escritores de más tirada, como Eduardo Mendoza, Ken Follet o Noah Gordon, sólo han podido mirar a cierta distancia. Más allá de los best-sellers habituales, y que se muestran especialmente rentables durante esta jornada, encontramos otros posibles obsequios en forma de libro que,de una manera u otra, intentan transmitir verdades bíblicas a través de las líneas.

Se trata de autores como los conocidos Philip Yancey, Jim Cymbala o John Stott, entre muchos otros escritores que, con sus obras, han cruzado el charco para llegar a las librerías evangélicas españolas.

MARIO ESCOBAR
A pesar de ello, aún no son muchos los autores españoles de fe protestante que han conseguido ir más allá del círculo cristiano con títulos que impacten buena parte de la sociedad, que es “el principal objetivo que debe tener todo escritor”, según comenta el historiador, escritor y columnista de esta revista Mario Escobar. En este sentido, Escobar explica que la diferencia real que debe haber entre un escritor de fe evangélica con otro que no lo es, es que, en principio, un lector con convicciones cristianas se sentirá más cómodo con el primero que con el segundo, porque encontrará unos valores más cercanos.

Según la propia experiencia de Escobar, el hecho de poder publicar con el apoyo de una entidad cristiana, en su caso el Consejo Evangélico de Madrid, fue el estímulo necesario para poder lanzarse a empresas que llegaran al gran público, como es el caso de la novela “La conspiración del Maine”. Por todo ello, Escobar ha recomendado a los jóvenes escritores que, teniendo en cuenta la dificultad de hacerse un hueco en el mundo de la literatura, y teniendo clara la vocación de escritor, sigan el ejemplo de C.S. Lewis –autor de Las crónicas de Narnia entre muchos otros títulos- y “cristianicen la cultura”, dejando de lado la distinción entre literatura “sacra o no sacra”.

CÉSAR VIDAL
En este sentido, uno de los autores que nunca se ha visto en la situación de escoger entre escribir o no libros para cristianos ha sido el prolífico escritor madrileño César Vidal que, sin lugar a dudas, es el autor español cristiano cuyas novelas y libros de historia cuentan con un mayor prestigio a nivel general. Según explica Vidal, su objetivo en cada libro que escribe es llegar al número más amplio de personas posible, “especialmente aquellas que nunca han pisado una iglesia”. En esta línea, Vidal también ha destacado la calidad del autor inglés C.S. Lewis como uno de los grandes ejemplos de autores cristianos.

JAIME FERNÁNDEZ
Por otra parte, hay escritores que, aunque escribiendo libros netamente de temática cristiana y evangelística, buscan llegar a un público también amplio, como sería el caso del gallego Jaime Fernández.

Cambia de ritmo, un libro con reflexiones para cada día que tiene como eje diferentes historias deportivas, o Atrévete a vivir que sigue el mismo esquema pero con el cine y la música, son algunos de los títulos más destacados y que fueron toda una novedad en su género cuando se publicaron por primera vez. Ha sido utilizado por deportistas en multitud de países del mundo (se ha traducido a varios idiomas) de manera que ha servido de guía a personas no creyentes de todo el mundo.

De esta manera, según Fernández, su meta es escribir cosas que hagan pensar a sus lectores, generalmente personas jóvenes, “en los temas más importantes de la vida”, desde una perspectiva bíblica y con historias que sean de su interés.

Además, Fernández está convencido que los evangélicos tienen mucho que decir sobre temas relativos a la familia, la sociedad o los valores, siempre que uno se aleje de las “palabras religiosas”, ya que la sociedad está dispuesta a escuchar estas opiniones sin no están teñidas de religión en sus formas.

ISABEL PAVÓN
La escritora Isabel Pavón, es posiblemente la escritora y poetisa evangélica española más laureada en el “mundo secular”, con cerca de cuarenta premios. Acaba de recibir el segundo premio del último certamen de relatos cortos “José Mª Martín Carpena” que cada año celebra la Asociación Malagueña de Escritores (AME). Este no es el primer premio que recibe la escritora malagueña, en la pasada edición de este mismo certamen “José Mª Martín Carpena” fue galardonada con el primer premio por su relato “Enigma de poeta”. En 2006 el Ayuntamiento de Las Gabias (Granada), le concedió el premio principal del VIII Certamen de Literatura “Torreón” a su relato titulado “Esencias malditas”. También ha sido ganadora del concurso de cuentos “Encuentros en dos mundos”, y ha participado en recitales como el que se celebró el pasado año en el Ateneo de Málaga en honor a la “Generación del 27”.

Isabel Pavón tiene la facilidad de impactar a la sociedad a través de lo que escribe. Ella piensa que vive “lo que viven todos los mortales, simplemente, pero además lo cuento”. Pero sobre todo se siente un ser de carne y hueso como los demás. “Lo que ocurre muchas veces es que utilizamos un lenguaje tan diferente, tan evangélico que alejamos a la gente de Dios, y nosotros nos alejamos de la gente. A veces utilizamos coletillas evangélicas, espirituales (el hermano tal o cual, en vez del amigo, o el Sr. tal o cual; el amén que utilizamos de continuo, el que Dios te bendiga. Y estas expresiones van perdiendo su auténtico valor y sentido. “Hablamos tan espiritualmente, que nos vamos subiendo de categoría, y al final nos situamos en una esfera superior a la gente”.

Isabel está especialmente sensibilizada a los temas de violencia doméstica y a la explotación de inmigrantes. Carga de manera especial y contundente en estos temas, quizá también por muchas experiencias que ha vivido en su infancia.

Fuente y Redacción: Samuel Crespo/Protestante Digital


Tags: cesar vidal, mario escobar, isabel pavon


Tags: escritores, cristianos

Comentarios
Publicado por Invitado
Martes, 06 de mayo de 2008 | 18:21
Cesar Vidal me parece un buen escritor
Publicado por Invitado
Martes, 06 de mayo de 2008 | 20:07
Pues yo la verdad a C?sar Vidal no le soporto (ser? por su papel en la Cope). Aunque siendo justos tiene alguna novela entretenida... bueno los negros que igual funcionan.
Publicado por Invitado
Jueves, 12 de enero de 2012 | 14:04

¿Me gustaría saber donde puedo encontrar una lista mas completa de escritores de novelas evangelicos, ya sean norteamericanos o europeos, cuyas obras hayan sido traducidas al español.

De antemano, gracias.