Martes, 02 de diciembre de 2008


Por Mario Escobar, escritor e historiador.

Muchos piensan que los libros se escriben de un tirón, pero nada más lejos de la realidad. Los libros son puzzles cuyas piezas deben encajar hasta que todo quede perfecto. El genial Flaubert, uno de mis autores favoritos, decía:
Escribir significa reescribir.


He de reconocer que, a pesar de que la reescritura y la corrección no son dos de mis pasiones a la hora de escribir son absolutamente necesarias. La corrección no se hace únicamente a nivel gramatical, muchas de las ideas que surgen a medida que escribimos distraen al escritor y rompen el hilo argumental.

Algunos de los grandes escritores fueron grandes reescritores, como es el caso de Gabriel García Márquez, que repasaba mil veces sus escritos hasta que su agente literario los imprimía.

La mayoría de los talleres de escritura recomiendan esperar un tiempo antes de repasar lo escrito, para tomar distancia. Mi experiencia es otra. No tengo paciencia para dejar
un libro en el cajón durante seis meses. Otros proyectos se me amontonan en la cabeza y debo darles salida si no quiero volverme loco.

Tal vez, como escritor, me parezco a Rachid Boudjedra que dice:
Generalmente escribo muy deprisa, pero llego a la escritura tras una larga elaboración mental: puedo llevar un libro dentro de mí durante años y luego escribirlo en tres o cuatro semanas, trabajando dieciocho horas diarias.

En palabras de Stephen King: escribir es humana, pero corregir es divino.
 

Tags: ayuda escritores, taller escritura, consejos

Comentarios
Publicado por Invitado
Mi?rcoles, 03 de diciembre de 2008 | 9:45
Me ha gustado el art?culo
Publicado por Invitado
Mi?rcoles, 03 de diciembre de 2008 | 11:18
Estoy de acuerdo, hay que repasar m?s, que si no luego se editan las mierdas de textos a la que estamos acostumbrados hoy, con erratas, faltas y tal...
Publicado por Invitado
Mi?rcoles, 03 de diciembre de 2008 | 11:34
Buen art?culo, Internet est? lleno de gente que habla de escribir, pero muy poco de corregir, eso es el 50% de un libro.