Martes, 17 de marzo de 2009

Eric Frattini, en Venecia.



Por David Yagüe, periodista.

Hace unas semanas hablábamos de una novela El Laberinto de Agua, que parece campar como un habitual más entre las listas de más vendidos de los últimos meses en nuestro país (hace poco se nos informaba que de que ya iba por su tercera edición). Best Seller Español visitó a su autor, el ensayista y reciente novelista Eric Frattini, para hablar de esta novela.

Hemos dividido la entrevista en dos partes. Ésta, donde el autor nos habla de su segunda novela El Laberinto de Agua, y otra, que podréis leer la semana que viene, sobre Eric Frattini como autor y escritor.

BEST SELLER ESPAÑOL (BSE): ¿De dónde nace El Laberinto de Agua, su segunda novela?

ERIC FRATTINI (EF): La novela nació en un atasco. No tiene nada de romántico pero yo estaba leyendo por aquella época muchísima información sobre el evangelio de Judas y empecé a pensar cuál sería el mensaje que quería contar en una novela.

Y ahí comencé a investigar y a dar forma a la novela. En un primer momento, la novela comenzaba con una batalla naval. Pero Ana Rosa Semprún, directora general de Espasa Calpe, me dijo: "Eric, el 92% de las lectoras de novela son mujeres y a ellas les va a interesar bien poco una batalla naval". Me había documentado durante un mes entero en el Archivo del Museo Naval de Madrid, pero aquello se fue a pique.

Así que decidí empezarla con el momento más importante y más polémico que sobre los hechos religiosos que servían de fondo: La Última Cena.

BSE: Decías que estabas leyendo mucho sobre el Evangelio de Judas... ¿Por qué te llamaba la atención?

EF: Durante siglos se ha dicho a los católicos que si Judas era un traidor, que si el vendió a Jesucristo,... pero de repente sale un texto que, supuestamente, era su evangelio en el que se afirma que igual él no era tan traidor ni Pedro tan amoroso.

¿Fue Judas el peor o el mejor de los apóstoles? El fue clave para que se cumpliera la Pasión así que ¿a quién encargas que te denuncie? ¿A tu peor enemigo o a tu mejor amigo? Jugando con estos datos, empiezo a jugar con la figura de Judas como una parte importante de la novela.

BSE: ¿Por qué acabo eligiendo a una mujer como protagonista?

EF: Tras mi primera novela, El Quinto Mandamiento, me acusaron, de forma divertida y no en serio, de ser machista, porque sólo aparecía una mujer entre los personajes principales. Me dijeron que por qué no metía más mujeres así que decidí que mi protagonista sería una mujer. Siempre digo que que Afdera es la mujer que todo hombre querría ser: decidida, con muchos ovarios, que sabe valerse por sí misma, pero tan real que puede ser cualquier lectora.


BSE: ¿Por qué sitúas la acción de la novela a finales de la década de los 70 y principios de los 80?

EF: Tienes que recordar que esa época fue un momento muy rico en conspiraciones vaticanas: la muerte de Pablo VI, la elección y muerte de Juan Pablo I, la elección de Juan Pablo II y todo lo que conllevó, las luchas del Vaticano en relación con el comunismo, el caso de la banca vaticana...

BSE: ¿Y es tan perverso el Vaticano como lo pintas en la novela?

EF: Estoy seguro que no habrá cardenales tan asesinos como
Lienart (el villano de la novela). Éste es un personaje de ficción donde se mezcla a Darth Vader, Fu Manchú, el doctor Moriarty, ese tipo de políticos al estilo de Guilo Andreotti que son como titiriteros con los hilos del poder, con ramalazos de Vito Corleone de El Padrino. Este perosonaje por cierto tiene una frase muy buena que se podría adaptar a mi personaje: cuando le preguntan por qué habla siempre tan bajo y el responde que porque a la gente siempre le interesa lo que el dice.

No hay gente así en el Vaticano, a dios gracias, pero este estado siempre ha sido muy conspirador y muy intervencionista, sobre todo en tiempos de Juan Pablo II. Colaboraron muy estrechamente con la CIA en su lucha contra el comunismo, se financiaron operaciones encubiertas a través de la Banca Vaticano. Es un Estado muy poderoso, mucho más que sus museos y la guardia suiza.

Cubierta de El Laberinto de Agua.BSE: Lo que desde luego es el Vaticano, es un filón literario...

EF: ¿Sabes por qué? Porque ellos mismos lo han provcado. La CIA es un filón literario, por ejemplo, pero no tanto, porque de la Agencia lo sabemos casi todo: nos han ofrecido libros, ensayos, películos... ¿Pero qué se sabe del Vaticano? Absolutamente nada. No tienen desclasificación de documentos, por ejemplo. Hay una frase que me dijo un gran amigo una vez: "Para el Vaticano todo lo que no es sagrado es secreto". Y efectivamente es así: acaban de salir a la luz los documentos de política vaticana hasta el año 1939. ¿Y el resto? ¿Por qué no lo hacen público si no tienen nada que esconder? Prefieren seguir con su secretismo. Han provocado que los escritores de ficción y ensayo digamos: vamos a hacer de él un filón. El día que se abran y entre aire fresco, quizá los escritores dejemos de escribir tanto sobre ellos...

BSE: ¿Por qué eligió Venecia como uno de sus marcos principales?

EF: Venecia es de las pocas ciudades del mundo que tiene su cara histórica, todo allí es historia, junto a otra que es la de la leyenda. Los venecianos son muy supersticiosos y les encantan las leyendas urbanas. Te dicen: mira esto es la columna que trajera de San Juan de Acre la flota veneciana, pero ¿quieres saber lo que realmente es? Entonces te cuentan la leyenda como si realmente hubiera ocurrido y esto ocurre sobre cualquier cosa que veas en Venecia. Con esa facilidad que te da Venecia, que además es una ciudad que conozco perfectamente, sólo tuve que juntar cuatro leyendas muy atractivas e hilarlas en la novela. Pero son cuatro leyendas que si vas allí probablemente te cuenten...

BSE: ¿Cuánto tardaste en documentarte para esta novela?

EF: No te puedo decir un tiempo concreto, porque cuando yo empiezo a pensar en la trama a medida que voy aescribiendo me voy documentando.

He estado en todos los escenarios que describo en la novela: en Hong Kong, Alejandría, San Juan de Acre,... todo ese recorrido lo conozco y tengo mucha facilidad par describirlo. Tengo la suerte de que puedo ir y no necesito de internet para moverme por los escenarios. Además, me encanta la documentación.

BSE: ¿Definiría El Labertino de Agua como un thriller histórico?

EF: Yo no lo veo como thriller histórico. Diría que es un thriller y ya está. Tengo grandes amigos míos que escriben thrillers históricos, por ejemplo Javier Sierra, con La cena secreta, o Juan Gómez Jurado, con El emblema del traidor. Lo mío no lo es. Mi novela tiene una gran parte de realidad y otra de ficción, pero la realidad yo la convierto en ficción.


Tags: entrevista, eric frattini, laberinto de agua

Comentarios
Publicado por Invitado
Mi?rcoles, 18 de marzo de 2009 | 10:16
Buena entrevista, buen libro.

Xavier Borrell