Martes, 22 de diciembre de 2009

Por David Yagüe, periodista.

Neus Arqués se dedica profesionalmente al marketing y un día se lanzó a escribir (y publicar una novela). Des su experiencia en ambos campos nace este Marketing para escritores, un libro que seguro que interesará a muchos de los lectores de Best Seller Español y que hace un llamamiento: el escritor puede (y debe) ser el responsable de dar visibilidad a su libro.

¿Tanta conmoción le supuso la aventura de su primera novela que tuvo que sacar este libro para ayudar a los escritores que seguirían sus pasos?

Sí. Cuando terminé de escribir Un hombre de pago no tenía ni idea de por dónde empezar ni de qué hacer con mi manuscrito. No sabía cuál era el proceso, ni siquiera si había un proceso. Empecé a preguntar y a aprender (y a equivocarme). Después llegó la reflexión de que quizás lo aprendido fuera útil a otros escritores.

¿Qué ha pesado más a la hora de escribir este libro: su experiencia como escritora o sus conocimientos profesionales en marketing?

Las dos cosas. El Marketing aporta herramientas y un contexto. Por otro lado, mi experiencia como escritora me ha dado una experiencia en primera persona.

Si vamos a algún “sarao” literario-editorial, siempre es habitual escuchar a algún escritor decir que “hoy en día publica cualquiera” y a otro quejarse de “lo difícil que está publicar”… ¿Quién tiene razón?

Seguramente los dos tienen razón. El escenario actual es complejo: técnicamente nunca antes habían existido tantas posibilidades de publicar, pero estratégicamente nunca había sido tan difícil ser visible.

Y la dichosa crisis… ¿Cómo está afectando a los escritores?

La crisis ha afectado de lleno al sector editorial. Las ventas de libros han bajado, las devoluciones aumentan, algunas librerías cierran. Algunas editoriales apuestan todo a una o pocas cartas…conocidas. Por otro lado, el ebook todavía no se ha consolidado como modelo alternativo. Es un momento difícil para el autor novel.
 

En su libro llama a la acción del autor y le invita a no convertirse en un elemento pasivo tras firmar el contrato editorial…

Nadie sabe más de un libro que quien lo ha escrito. Por tanto y en mi opinión, el autor debe ponerse junto a la propia obra para que ésta sea visible. Creo que es una opinión compartida y que quizás lo que nos falta es la respuesta al cómo: ¿cómo podemos ayudar a nuestra obra?

Del mismo modo rompe una lanza a favor de la autoedición, que hasta hace poco siempre se veía con bastante poco interés en nuestro país…

Los cambios tecnológicos democratizan la edición y permiten que sea una opción más accesible, si bien continua siendo cierto que el autor autoeditado debe hacer un esfuerzo adicional para llegar al lector, ya que sólo cuenta con sus propios recursos y su propia credibilidad.

Internet y las nuevas tecnologías están muy presentes en su libro… ¿Estamos al principio de una revolución en el mundo del libro?

Estamos al principio. Como le leí a un editor: “Esto no es la revolución rusa: es la revolución industrial”. Las cosas no cambiarán de la noche a la mañana, pero cambiarán.

Es inevitable con la que está cayendo, hablar sobre los derechos editoriales, la piratería e Internet. Primero fue el cine y la música y muchos pensamos que los próximos serán los libros ¿Como autora y conocedora del sector, cómo ve la situación actual? ¿Hay alguna solución?

La tecnología hace que hoy no haya nada más fácil de copiar que un texto. Por otro lado, la tecnología nos permite nuevas formas de publicar –nuevos formatos- y de relacionarnos con el lector. Los autores somos titulares de derechos –los derechos de autor- y de deberes: el de hacer nuestra obra accesible al lector del mejor modo. Los lectores, igualmente, tienen derechos y deberes. Creo que lectores y autores deberíamos pensar una especie de “nuevo contrato social”.

Y el autor, ¿debe ponerse las pilas en materia tecnológica si quiere triunfar?

Sí. Nótese bien: Entiendo “triunfar” como “llegar al lector para el que he escrito mi obra”.

Entre que los autores deben pensar en su libro como un producto y salir a buscar a sus lectores a través de la red… ¿No le está quitando romanticismo a esto de ser escritor?

Ser escritor es una vocación … y también un oficio. Para mí, acompañar la propia obra forma parte del oficio.

Después de dos libros y de haber estudiado el sector, ¿cómo valora su carrera como escritora de ficción?

Como una carrera de 3000 metros con obstáculos en la que ya he saltado algunas vallas.

Y la última, ¿además de leer su libro, que le recomienda a ese escritor en ciernes que está leyendo esta entrevista y está pensando qué hace con el manuscrito que acaba de terminar?

Que se prepare un plan de acción a medida, ordenando las iniciativas que tenga y priorizándolas. Los recursos (singularmente el tiempo y la capacidad de atención) no son infinitos, y menos cuando lo que de verdad nos importa es escribir.


Publicado por Detective_en_paro @ 15:28
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios