Martes, 09 de febrero de 2010



Por David Yagüe, periodista

Os dejamos con Iván Martínez Hulin, un escritor del que sin duda, cada vez iremos hablando más y que acaba de publicar su segunda novela (publicada), El vuelo del cisne. Que disfrutéis la entrevista.

Iván, ¿cómo un diplomado en Contabilidad y Gestión de Empresa acaba en esto de escribir novelas, cómics, canciones…?

Tengo que confesar que no fue por casualidad, David. En realidad, estudié Contabilidad primero y Gestión de Empresas después por pura practicidad, pero siempre tuve claro que terminaría por dedicarme enteramente a las letras que eran, son y, con toda probabilidad, serán mi pasión en cualquiera de sus maravillosas formas.

Por lo que nos dice su biografía tiene siete libros en su haber… Cuéntenos más de ellas, ¿están todas editadas, en proyecto, son novelas?

Sí, es cierto. Seis novelas completas y una más en la que estoy trabajando en estos precisos momentos, aunque no todas ellas están editadas. Tan solo las dos primeras, Diario de un Cazador – Linaje y El Vuelo del Cisne, han visto la luz de la mano de Editorial Aladena. Este año que acabamos de comenzar traerá la publicación de mi tercera obra: Una Isla Llamada Utopía. En relación a los proyectos, tengo demasiados en cartera como para poder hablar de ellos en firme, pero puedo asegurarle que alumbraré con toda certeza al menos dos libros más en los próximos años. Me obliga el hecho de haber escrito el primer volumen de una trilogía que me veo en la tesitura de terminar, como es natural. Todas ellas corresponden al género de la novela, que es mi hábitat natural dentro de la literatura, donde me siento cómodo y me resulta más agradable crecer como autor, lo que no es óbice para que en el futuro no me atreva a tentar la suerte acometiendo algún proyecto de otra clase.

Los dos últimos años (2008 y 2009) parecen haber sido muy propicios, ha sacado una novela en cada uno de ellos…

Sí, lo cierto es que no me puedo quejar. Han sido dos años que me han aportado una gran satisfacción. Tenga en cuenta que llevo escribiendo desde los dieciocho años con ánimo profesional, no así buscando editorial. He llamado a muy pocas puertas, entre otras cosas porque no sabía dónde dirigirme. Nuestras obras son como hijos para nosotros, una parte íntima que entregamos al gran público. En mi caso, como en el de tantos otros escritores, he tardado en encontrar una empresa que estuviera dispuesta a leerme y valorarme después. Parece obvio esto que digo, pero no lo es tanto. La mayor parte de casas editoriales están completamente saturadas y no pueden atender los manuscritos que reciben. Tuve la enorme suerte de que Aladena me leyera y, además, decidiera apostar por mí, no con una sino con tres obras.

El vuelo del cisne.Sorprende que cada una de ellas sean de géneros y registros muy variados: del terror de los vampiros de Diario de un cazador: Linaje al intimismo realista de El vuelo del Cisne.

No deja de sorprenderme que este hecho suscite tantas inquietudes, por lo que he podido comprobar hasta ahora. Es cierto, son libros completamente diferentes entre sí. Pero antes que autor, soy lector. Uno voraz, por demás. Por tanto, si me gusta leer libros de todo tipo, ¿por qué iba a limitarme a la hora de escribir? Tengo la gran suerte de poder trabajar en cada momento en el género que más me apetece. No es poco, no crea. También soy afortunado en este aspecto.

¿Cómo y por qué tuvo la necesidad de escribir un relato como éste, el de su última novela?

El Vuelo del Cisne es un viaje interior, un recorrido por la vida y expectativas de futuro que nos trazamos y también la demostración empírica de que, mientras nosotros hacemos planes, la vida tiende a desmoronarlos para trazar sus propios caminos. Puede parecer extraño, pero hay que tener en cuenta que esta novela fue la segunda en mi haber. Antes escribí Una Isla Llamada Utopía, que se ocupa casi por completo de la situación del mundo y las grandes diferencias sociales. Visto así, quizá sea más fácil explicar por qué en mi segunda obra decidí conducir mi mirada hacia el interior en lugar de hacia lo que nos rodea.

¿Qué tiene de real la historia y el marco donde se desarrolla este El vuelo del cisne?

Como estoy seguro de que sabrá a estas alturas, el libro transcurre en mi Málaga natal, a medio camino entre la capital y un pueblo que podríamos ubicar sin demasiadas dificultades en la Axarquía. Contiene múltiples vivencias, todas ellas tan diferentes como las personas que las experimentan. Algunas captadas de mi propia rutina, otras de las personas de mi entorno, la mayoría completamente inventadas. Siempre digo que cuanto rodea a un escritor es susceptible de terminar formando parte de una de sus obras. El pueblo donde se desarrolla casi íntegramente la trama es también ficticio. He sumado pequeñas porciones de villas que conocía, pero no me atreví a plasmar la realidad tal cual, por no herir sensibilidades, suscitar polémicas ni mentir, dado que el pasado de la población es un tanto sui generis.

Su anterior obra era una novela de un tema de moda: los vampiros, ¿qué le atrae de estas criaturas?

Tengo que decir que me han preguntado en muchas ocasiones si me había subido al carro del tema de moda. Siento contradecir a todos aquellos que me acusan de arribismo. Aclaro que me parece absolutamente lícito aprovechar un tema candente para vender más libros, pero no es mi caso. Diario de un Cazador tiene unos cuántos años ya. Creo recordar que el registro es del 2003, por lo que puede suponer que cuenta, como mínimo, con un año menos de existencia. El tema del vampirismo es un tema recurrente que funciona de manera cíclica. Se expone a la luz del foco de la actualidad para ir a ocultarse después durante otro periodo, pero siempre permanece ahí para quien sabe buscarlo. Para mí, el vampiro es el villano romántico por excelencia. Está envuelto de una lectura sexual, a través de la sangre, y sensual, por la longevidad que suele situarle en tiempos más crudos pero también más caballerescos, lo que contribuye a convertirlo en una criatura excitante, aunque yo me propuse contar la historia desde el otro punto de vista, el del cazador, su eterna némesis. Lo hice a modo de diario como homenaje a Drácula, la genial novela de Bram Stoker.

diario de un cazador¿Tendrá continuación Diario de un Cazador?

Cuando escribí la obra lo hice con una doble intención. Por una parte, quería contar una historia determinada. Por otro, me serviría para crear un universo gótico pero actual que permitiría retomarlo en alguna otra ocasión. De ahí el subtítulo de Linaje. Es el título del arco argumental de la novela. En su caso en concreto, es poco probable que tenga continuación. Ya he dicho todo lo que tenía que decir sobre Samantha, su protagonista. Si bien, pueden producirse otros arcos argumentales. Sí. De hecho, tengo un par de ideas por ahí, esperando a que encuentre el tiempo suficiente como para poder dedicarle. Algo que, me temo, no sucederá pronto.

Cuando usted se pone a escribir una novela ¿Es de los escritores que tienen clara la historia antes de escribir o comienza a escribir sin saber siquiera el final y deja que la escritura le lleve hasta él?

Siempre que comienzo un libro tengo bastante claro lo que quiero contar y cómo quiero hacerlo. Desgraciada o afortunadamente, el libro tiende a escribirse por sí mismo. Toma el control y se conduce por donde más le apetece. Así que puedes empezar con una idea preconcebida y, finalmente, la conclusión puede no tener nada que ver con lo que inicialmente pretendías.

¿A qué escritores admira?

¿Quiere usted que la entreviste se prolongue ad infinitum? ¿De cuánto tiempo dispone? No, hablando en serio, son demasiados como para poder listarlos todos. Leo desde clásicos como San Juan de la Cruz, pasando por Quevedo o Bécquer, Machado, García Márquez, Antonio Gala o Pérez Reverte. La Grecia clásica me puede, lo reconozco, aunque también me dejo seducir por escritores anglosajones o por la melancolía de la literatura rusa. Últimamente, mis vericuetos literarios me han llevado a consumir con fruición los libros de mis compañeros y amigos. Jamás lo hago mientras escribo para evitar contagiarme del estilo de otro autor. En fin, que puede deducir usted que leo de todo y a todas horas, siempre que me resulta posible. Como dice un compañero de editorial, el escritor costumbrista malagueño Diego Ceano, me leo hasta las multas de tráfico. Una imagen simpática a la par que eficaz.

Hasta el momento ¿Cómo valora su carrera como escritor?

Bueno, es muy corta todavía como para poder ofrecerle una opinión sincera, aunque yo diría que positivamente. Me considero un tipo moderadamente feliz que disfruta contando historias. Mi objetivo es continuar haciéndolo mucho tiempo y, con un poco de suerte, llegar a vivir de mi pasión por las letras. He tenido un buen comienzo y no puedo quejarme, pero jamás hay que relajarse. Apenas he comenzado el camino y queda mucho por recorrer. Que nadie piense que ello significa mayor certidumbre respecto de la meta. Cada centímetro ganado se lleva una enorme cantidad de esfuerzo, no sólo mío, sino de todas las personas inmersas en la edición y divulgación de la obra.

¿Puedes contarnos algo más de tu próxima obra: Una Isla Llamada Utopía?

No demasiado, me temo. Soy muy maniático a la hora de hacer declaraciones sobre mis proyectos, sobre lo que estoy escribiendo en este momento o sobre los libros que todavía no han visto la luz, pero ya le he dicho el título y puedo contar a grandes rasgos que a través de ella me encargo de dar un repaso al mundo en que vivimos, aunque también tiene cierta perspectiva interior aderezada con algunos tintes oníricos y crítica, mucha crítica. Fundamentalmente, es un libro basado en la esperanza, un canto de positivismo, que no viene nada mal si se está al tanto de la actualidad.


Tags: iván martínez hulin, el vuelo del cisne

Comentarios
Publicado por Invitado
Mi?rcoles, 10 de febrero de 2010 | 0:38
Estoy esperando con mucha expectaci?n su proximo libro, El titulo me engancha y sus peque?as pinceladas sobre el mismo,me ilusionan. Ese es mi amigo, que adem?s es escritor, un hombre de esperanzas.

Gracias por la oportunidad y felicidades .
Publicado por Georgina Mena
Mi?rcoles, 10 de febrero de 2010 | 10:13
Gracias Iv?n por tus letras, tu sensibilidad est? latente en cualquier rinconcito de ellas...Gracias siempre por regalarnos esos momentos de paz tan dif?ciles de encontrar en estos d?as. Yoryi.
Publicado por Times New Roman
Jueves, 11 de febrero de 2010 | 20:46
El Vuelo del Cisne es una de las mejores novelas que he tenido ocasi?n de leer en los ?ltimos tiempos. Puedo afirmar sin temor a equivocarme que es una oda a la belleza repleta de sensibilidad. Tendr? que hacerme ahora con Diario de un Cazador.