Martes, 11 de mayo de 2010



Por David Yagüe, periodista

Entrevistamos al historiador y escritor Jesús Hernández que en estos días vuelve a la carga con un libro muy recomendable: El Reich de los Mil Años (La Esfera de los Libros).

 “En este libro el lector no asistirá a la inmolación del pueblo alemán desde las alturas, sino que descenderá para entremezclarse con él”. Una declaración de intenciones que aparece en su prólogo, pero también un concepto arriesgado cuando se escribe sobre nazismo ¿Resulta sano ponerse a la altura de la sociedad nazi?

Evidentemente, la gracia del libro es que es arriesgado, muy arriesgado incluso. Creo que de libros previsibles están las librerías llenas. He querido hacer algo diferente, novedoso, un enfoque del nazismo distinto al habitual y, naturalmente, eso implica un claro riesgo de que sea malinterpretado. He intentado que el lector se sienta tan fascinado por los logros del Tercer Reich como se sintieron los alemanes de la época, sólo así se puede entender el respaldo que obtuvo ese detestable régimen hasta el final, hasta que los alemanes descubrieron todo el horror que escondía esa deslumbrante fachada.

Tras los anecdotarios y los ensayos más centrados en lo militar, ha decidido abordar ahora una especie de intrahistoria, de historia de las gentes de a pie, de la Alemania Nazi ¿Cómo se le ocurrió? ¿Cómo es que muy pocos se han interesado en hacer un acercamiento con este enfoque a este período?

 
Se me ocurrió precisamente porque no existe ningún libro en español que trate el Tercer Reich desde ese punto de vista, e incluso es difícil hallar ese enfoque en otras bibliografías. Seguramente, ningún historiador quiere afrontar el riesgo de escribir una obra similar, que pueda ser interpretada como una visión amable de aquel régimen criminal.

Al leer este El Reich de los mil años, se habla del ecologismo y del tabaco, de los deportes y el ocio, del urbanismo y del arte y construyes una visión que comprensible y hasta humana, aún siendo violenta, represora y terrible, de aquella sociedad ¿El gran temor tabú que muchos sienten hacia el nazismo es que no fue una sociedad de monstruos sin humanidad si no de personas normales, grises que fueron capaces de acometer las mayores atrocidades?

Sí, el estudio del nazismo nos pone ante una tesitura muy incómoda: ¿Qué hubiéramos hecho nosotros? Al ver como a nuestro vecino judío se lo llevaban de madrugada en un camión, ¿nos hubiéramos enfrentado a los agentes de la GESTAPO o hubiéramos mirado hacia otro lado? Ahora es muy fácil recriminar la actitud de la sociedad germana, que no supo frenar a Hitler, pero es muy probable que, de haber vivido allí entonces, nos hubiéramos convertido también en cómplices de todos aquellos crímenes.


Sorprende al leer sobre el nazismo, que defendían bastantes principios que hoy pondríamos sin duda, en el apartado de políticamente correcto y casi aceptado por todos: el ecologismo, la lucha contra el tabaco, el cuidado del físico… ¿Espera que algún idealista del siglo XXI entre en estado de shock al leer esas páginas?

 
Esto es, sin duda, lo más sorprendente del libro. Al documentarme sobre la legislación nazi no podía creerme que hubieran elaborado leyes y disposiciones que sólo recientemente han sido adoptadas por los gobierno gracias a la presión de los ecologistas, ¡los nazis se adelantaron cincuenta años a esas reivindicaciones! ¿Cómo es posible que un régimen con tal desprecio por la vida humana crease un marco legal tan marcadamente ecologista? No obstante, las razones que motivaron esa preocupación por la naturaleza no tenían tanto que ver con el ecologismo sino con conceptos como la raza o la patria, pero aún así no deja uno de quedarse perplejo ante ese aspecto tan sorprendente como desconocido del Tercer Reich.

En su libro también hay mucho deporte, Juegos Olímpicos de verano e invierno, fútbol, boxeo, automovilismo… ¿Fueron pioneros en captar el poder del deporte como espectáculo de masas, como alienante? ¿Por qué dieron tanta importancia al deporte como práctica y como espectáculo?

Los nazis tuvieron una intuición especial para vislumbrar el advenimiento de la actual sociedad de masas. No sólo potenciaron el deporte como espectáculo, con los Juegos de Berlín como su máxima expresión, sino el turismo masivo o incluso el auge de la televisión. El comienzo de la guerra frustró un plan para que hubiera un televisor en cada casa. También proyectaron una red ferroviaria para toda Europa, precursora de la actual alta velocidad. Podríamos decir que , en estos aspectos, iban treinta o cuarenta años por delante. Esto es algo que también deja perplejos a los historiadores.

El Reich de los Mil Años¿Resultó muy complicado buscar fuentes e información sobre estos aspectos de la vida cotidiana en la Alemania Nazi? ¿Fue difícil la labor de documentación?

No fue fácil, ya que las fuentes habituales se centran sobre todo en los aspectos políticos o económicos de ese período. Pero siempre puede hallarse esa visión más pegada a la realidad del día a día. Por ejemplo, me han sido muy útiles los diarios de los corresponsales extranjeros en Alemania, ya que ellos no se dejaban manipular por las mentiras del aparato de propaganda nazi .


¿Cómo se vacuna uno, como escritor que es, contra el horror y lo que sabe sobre el nazismo para abordar este oscuro periodo sin dejarse llevar por ese rechazo natural hacia ese régimen terrible y poder así escribir con el mínimo de distancia requerida?

Creo que ese es uno de los méritos del libro; el contar la historia “hacia delante”. Aunque sea obvio recordarlo, nosotros vemos la historia de Alemania de los años treinta sabiendo el desastre al que se encaminaba, pero los alemanes de entonces no lo sabían. En la prensa extranjera se hablaban maravillas de la Alemania nazi, incluso Churchill publicó una carta de alabanza a Hitler, aunque resulte increíble. Los alemanes no sabían que iban por el camino equivocado. Para relatar ese período tienes que abstraerte de las imágenes de los campos de exterminio; los alemanes no descubrirían esa terrible realidad hasta 1945.

Tras escribir este libro y a pesar de que deja clara su intención de que el lector saque sus propias conclusiones… ¿Cuál es su veredicto? ¿Por qué esa sociedad avanzada y esplendorosa se convirtió en una galería de los horrores difícilmente repetible?

Es muy difícil contestar a esa pregunta. Aunque han transcurrido siete décadas, los historiadores aún no se ponen de acuerdo sobre cómo fue posible que surgiese ese régimen monstruoso en una nación que estaba a la cabeza del mundo civilizado. Considero que, en líneas muy generales, fue debido a una irrepetible mezcla de factores que dio lugar a una combinación explosiva. En la actualidad sería impensable que volviera a ocurrir algo parecido.

¿Ha cambiado su concepción sobre la Alemania de entonces la documentación y escritura de la época?

Sí, el sumergirte en la Alemania de los años treinta te hace ver el Tercer Reich desde otro punto de vista. Como dije, los alemanes no sabían cómo acabaría todo aquello. Sólo veían la cara más espectacular de la nueva Alemania, y miraban hacia otro lado ante los abusos de poder del régimen, pensando que era un precio asumible. Al final se darían cuenta de que el precio había sido demasiado caro.

Este formato de “Viaje en el tiempo” y de vida cotidiana parece ser la evolución de aquellos anecdotarios de la Segunda Guerra Mundial con los que empezó y que más allá del contenido curioso revelaban detalles sobre la vida diaria ¿Lo volverá a utilizar?

Sí, en este libro he ido un paso más allá, podríamos decir que aquellos libros de anécdotas me sirvieron de “entrenamiento”. Gracias a aquellos trabajos, creo que he trasladado esa capacidad de atraer y mantener la atención del lector a una obra como ésta, más densa y ambiciosa, pero igualmente espero que amena y entretenida. Creo que es la mejor manera de acercar la historia a un público amplio.

¿El próximo libro del que ya vas soltando prenda en tu blog, estará ambientando en esas turbulentas décadas alrededor de la Segunda Guerra Mundial o harás un viaje en el tiempo aún mayor?

Bueno, todavía es pronto para adelantar algo. De hecho, tengo en mente tres o cuatro proyectos, que poco a poco van tomando forma. El momento en que salgan a la luz depende de muchos factores, así que hay que seguir trabajando…

 





Tags: jesus hernandez, alemania, segunda guerra mundial, nazismo

Comentarios
Publicado por Invitado
Viernes, 14 de mayo de 2010 | 16:47
Ya hay mucho material anterior sobre el tema en castellano como:"El III Reich : historia total de una ?poca decisiva" de Zentner(1974) o "Historia social del Tercer Reich" por Richard Grunberger de 1976. Incluso documentales de 1999 sobre la tv nazi.
Publicado por Invitado
Lunes, 28 de junio de 2010 | 8:41

Si....pero los que citas, tienen más de 30 años de publicados.

Leiste este , para saber tu comentario y poder compararlos con los que citas ??